¿Porqué enfermamos?




La característica de toda dolencia del hombre es la alteración funcional y no la infección microbiana . Enfermamos o perdemos la salud, por alterar el calor que debe ser uniforme en el cuerpo. En otro términos las funciones de nutrición y eliminación se alteran según sea mayor o menor el calor en los órganos correpondientes.

Esta fiebre o calentura mata porque desnutre e intoxica a sus víctimas, y transforma en putrefacción el contenido intestinal

Así se explica que el hombre muere de fiebre y no por la acción microbiana, éste es el enemigo que hay que combatir y no el microbio.El microbio requiere de dos puntos de apoyo : terreno malsano y temperatura febril, ambos elementos originados por una nutrición inadecuada.

La fiebre interna acelera el ritmo cardiaco y hace que el corazón lance a los pulmones con mayor frecuencia la ola sanguínea, congestionando así los órganos respiratorios.

Pero ¿ a qué se debe esta fiebre interna?.

Este calor anormal se desarrolla como efecto de esfuerzos prolongados que se ve obligado a realizar el aparato digestivo para elaborar alimentos dañinos, tales como los productos de origen animal, grasas saturadas alimentos refinados, o drogas como el te, café, mate , etc.

Es ley física que todo trabajo desarrolla calor y a mayor trabajo, mayor calor. Asi si aserramos madera a mano, observaremos que progresivamente los músculos del brazo se calientan y congestionan hasta llegar a hincharse si se exagera el ejercicio.

El mismo fenómeno se produce en el aparato digestivo. La naturaleza ha destinado al estómago e intestinos del ser humano para elaborar la digestión de frutas, cereales , ensaladas, hortalizas en su estado natural.Con estos alimentos el trabajo del aparato digestivo se realiza en dos horas a lo más.

Pero los alimentos cocinados a base de productos de origen animal y cadavéricos, con aliños irritantes y todavía mezclados con bebidas alcohólicas, obligan a las mucosas del estómago a forzar su trabajo, que se prolonga tres o cuatro veces más que lo normal. Este mayor y prolongado trabajo se traduce en mayor calor, vale decir en fiebre gastrointestinal , la misma que favorece la putrefacción de los alimentos y es fuente de venenos que impurifican la sangre, afectando los órganos vitales del cuerpo humano y produciendo diferentes sintomas constitutivos de las diferentes dolencias clasificadas por la Patologia.

Po ello podemos decir que la mayoría de dolencias que sufre el hombre no son mas que congestiones térmicas de los distintos órganos.Veamos las mas conocidas:

Pulmonía: Inflamación de los pulmones.
Pleuresía: Inflamación de la pleura.
Bronquitis: Inflamación de los bronquios
Gastritis: Inflamación de la mucosa intestinal
Apendicitis:Inflamación del apéndice.
Amigdalitis:Inflamación de las amigdalas
Cistitis: Inflamación de la vejiga urinaria
Prostatitis: Inflamación de la próstata.

Estas materias extrañas que tambien se transmiten a la descendencia con la sangre, cambian la forma del cuerpo.




Si cada día en el espacio de años, se reproduce este proceso de congestión interna, no es de admirarse que, salvo gran resistencia por contextura orgánica privilegiada, el estómago e intestinos presenten mucosas y paredes de tejidos esponjosos, crónicamente inflamados, que conllevan a un estreñimiento crónico y hasta un cancer al estómago.

El estomago pues es la oficina del cuerpo donde se fragua la salud y la vida, según la frase del Sabio Cervantes.Asi que no abuse de él, lleve un regimen de vida natural y se ahorrará muchas aflicciones.

Volver